Me recogieron en la calle junto a mi hermanito Chester, éramos tan pequeños que temieron por nuestra vida, nos buscaron una casa de acogida para que pudieramos crecer sin riesgos, pero necesitamos de forma urgente una casa, de lo contrario tendremos que volver al refugio y nos volveremos invisibles como muchos de los gatos que se han hecho mayores alli. Somos dos gatos cariñosos y buenos.

¿Nos llevas contigo?